El sabor de la leña

Gastronomía

Una fusión de tradición con modernidad es lo que define a este restaurante. Ubicado en el centro de Conocoto, el bar restaurante el Candelabro, es el mejor lugar para probar la comida hecha en leña, su plato principal es el caldo de gallina hecho en cocina de leña. No solo por su excelente sabor, sino por su ambiente, este lugar es preferido por los jóvenes de la parroquia para pasar un buen momento.

Para sus propietarios Freddy Tobar y Verónica Parra, este negocio empezó como una forma de dar a conocer la receta de su abuela y tener un lugar acogedor para los moradores del sector. Sin embargo, quisieron ponerle un toque propio por lo que su propietario siguió varios cursos de gastronomía gourmet para mejorar su receta.

Un punto que los propietarios consideran importante para que su negocio funcione es la atención al cliente, la persona que entre se convierte inmediatamente en amigo del dueño, pues nunca faltan las conversaciones y bromas dentro del local. Apuntado también a la familia, en el día tienen un menú infantil, con los platos preferidos por los niños, con las porciones necesarias y a precios muy accesibles.

En el lugar encuentras un ambiente familiar, aunque en las noches puedes ir a beber micheladas y canelazos con tus amigos, en las mañanas siempre encuentras familias disfrutando del delicioso caldo de gallina, aunque si no eres mucho de comida tradicional, también ofrecen comida costeña: camarones al ajillo, apanados, entre otros. Ofrecen también comida rápida especialmente en la noche.

Una ambientación tradicional y roquera te da la bienvenida cada que pones un pie en el local, entre música suave hasta el rock más pesado se escucha por los parlantes, especialmente en las noches, cuando la mayoría de sus clientes son jóvenes extranjeros que desean degustar comida tradicional y un ambiente moderno.

Foto Cortesía de Freddy Tobar

Foto Cortesía de Freddy Tobar